Blogia
Domingo7

Investigaré lo de las máquinas, tope donde tope y caiga quien caiga: Hugo Torres

 

■ Domingo 7 puede estar presente. Es una reunión pública y no tenemos nada que esconder: Juan Flores

Crónica de la asamblea de la asociación ganadera local. Viernes 4 de enero de 2008

 

                               NORMA PATRICIA AGUILAR SERAFIN

 

                                                     

                                                   

Apenas eran las 9:30 del día 4 de enero de 2008, cuando en La Ganadera ya se miraba movimiento inusual. Esto por principio de cuenta llamaba la atención, ya que como muchas veces decimos: en el Téul nada pasa, todo sigue igual. Domingo 7 hace presencia para ser testigos de la reunión más importante para los ganaderos ya que habría cambio de consejo.

Primeramente nos dirigimos al presidente, Sr. Juan Flores, para pedir permiso. Cabe señalar la disponibilidad y disposición que nos mostró, diciendo que era una reunión pública y que nada se escondía.

Seguidamente entrevistamos a socios de las comunidades. Entre ellos se mostraba el interés de participar para renovar mesa directiva, pues todos manifiestan el olvido en que las comunidades se encuentran en todos los aspectos.

Estaban convocados a las 10:00 a.m. Pasaban las horas y el tumulto de gente aumentaba. Hasta que por fin a las 12:33 p.m. da inicio tan esperada reunión.

Domingo7 preguntó a los socios si la convocatoria está bajo la ley. A esto responde la mayoría que no, hubo socios que la recibieron un día antes u otros ni la recibieron.

Uno de los puntos a tratar en la reunión era la elección de consejo directivo, siendo éste el punto más importante a esta reunión.

Domingo 7 preguntó si los socios se dan cuenta quien va a la cabeza en las planillas. La mayoría respondió que no. Algunos que sí, que había 2 planillas, pero que no conocían quienes iban a la cabeza.

Esto nos muestra una vez más que la gente cuando quiere cambio lo hace notar. Como en esta ocasión: aun no sabiendo quienes contendían estaban presentes para dar cambio a una directiva que en los últimos 6 años fue la más criticada y según la más corrupta; haciendo recuerdo del mal manejo que dieron y acabaron dando al caso tan oscuro de la maquinaria vendida.

 

Crónica de una reunión concurrida

 

La  reunión  comenzó dos  horas  más  tarde  de  lo  acordado. En  el  orden  del  día  se exponían diversos puntos a tratar, de  los  cuales  todos  pasan  desapercibidos. Donde hubo interés fue en los temas que  trataron la aprobación  de reformas a los  estatutos  y el  cambio  de  consejo  directivo. Entre  fallas  en  el  seguimiento  de  la  reunión  aparece  una  propuesta  de  cambiar  el  punto  IXII  al punto  numero  III  empiezan  lo  dimes  y diretes  de  una  reunión  manipulada. Según  simpatizantes  de  una  de  las  planillas.

La directiva  pide  a  la  asamblea  apruebe  o revoque  la  propuesta.  Es  revocada. Continúa  el  orden  del día como  estaba convocado originalmente. Lo interesante de la reunión comenzó en el punto  VIII  del  orden  del día: la elección del consejo directivo. En cuanto se mencionó el tema, rápidamente Pedro Castañeda da un brinco de la primera fila donde se encontraba, hace  entrega de la primera planilla encabezada por Ignacio Correa. Maria Esther   Cisneros entrega la lista de la planilla número dos encabezada por Hugo  Torres.

La directiva actual funge como árbitro de la elección y examina las dos propuestas de planilla. Y se resuelve que las dos planillas tenían errores. No tenían el número adecuado: por defecto o por exceso, pero no tenían los integrantes correctos. Las dos planillas tuvieron que hacer las rectificaciones necesarias y reacomodaron sus elementos.

Vino el turno de presentar propuestas. El señor Ignacio Correa presenta  su  proyecto. Con aspiraciones muy concretas de ayudar a esta sociedad ya  que expuso  ideas  muy  importantes.  Sólo  que  pareciera  que  ya  no  nos  importa  tanto  decir,  sino  hacer. Concluye  su  presentación. En ese momento, toma la palabra Osvaldo Cortés Rivas para preguntar si un  funcionario  público  puede  participar  en  las  planillas, ya que en la planilla número uno aparecían dos personas que son funcionarios.

Ahí comenzó la discusión, desaprobación, disgusto, incertidumbre,  gritos. Dimes y diretes iban y venían de parte de la planilla numero uno y quienes presidían la mesa de debates. Hubo  de  todo. Por momentos hasta parecía que aparecerían los golpes.

Ignacio Correa presenta un documento a la directiva diciendo que él ya no  es funcionario, que  el 30 de noviembre fue su último día de trabajo. Juan  Flores  agarra  el  micrófono  y  dice   que  tal  documento  no  es  su  renuncia,  que sólo es solicitud de una licencia para retirarse de empleo; además, que esa solicitud no había sido aprobada por el representante de SEDAGRO. Por lo tanto, no quedaba demostrada la renuncia de Ignacio Correa, y seguía siendo funcionario público. Varios simpatizantes de Ignacio intervinieron para defenderlo, entre  ellos el licenciado Darío Martínez, que también formaba  parte de la planilla.

Conforme avanzaba la discusión fue quedando claro que Ignacio Correa  era funcionario público, lo que impedía que fuera candidato a presidir la Ganadera, ya que el artículo 30 de la Ley de la Ganadera establece que no puede ser candidato a ocupar un puesto dentro de la mesa directiva, la persona que ocupe algún cargo público. Sólo que como él dijo: si salgo electo no seré  empleado de la SEDAGRO porque  no  se puede  servir  a  dos  partes. Y en ese momento contratacó, para decir que Hugo Torres Pérez tampoco podía se candidato a presidente de la Ganadera, debido a que según la misma ley ningún socio ganadero puede ocupar un puesto en la mesa directiva si no tiene tres  años  de  antigüedad como socio. Y  Hugo  Torres  se  registró  el  21  de  junio del 2005, es decir, tiene apenas dos años y medio. Por lo tanto no se si vaya a valer. Porque ustedes hacen uso de los estatutos según les conviene ya que cuando quieren sacan el librito azul y cuando no, el negro. A esto Juan  Flores contesta: “No  es  así, yo creo que la planilla es muy competente si Hugo  no puede contender que pongan a otro. Yo sólo me defiendo de que estén  diciendo que la directiva está confabulada”.  Luego el señor Miguel  González,  presidente de la Ganadera estatal aclara diciendo que las dos planillas tienen  problemas, que la asamblea es la máxima autoridad, que ellos no están  proponiendo  a  nadie,  que  los  socios  decidan.

El profesor Santos Maldonado Sánchez toma la palabra para afirmar que la asamblea es la máxima  autoridad, por lo tanto, propuso que la  votación se lleve a cabo, así como  están  las  planillas.

¿Yo me pregunto si esto fue lo que la mayoría de los socios notaron: realizar elecciones por encima de la ley?

Gabino Flores interviene diciendo que  “hay  que  pensar  en  lo  que  se  quiere. Que la gente se da a conocer por sus hechos, no por sus palabras. Aquí la gente que traemos es la gente que conocen. Como dice Nacho: de mí para él hay respeto”.

Seguido esto hay una propuesta para que ambas planillas modifiquen  sus integrantes. Al fin y al cabo cualquier persona puede desempeñar ese  trabajo. Gabino Flores pide quede asentado el precedente de la violación de  la  ley, ya que esto se puede presentar cada 2 años. (Cadena viciosa que ya no  se  pudo  romper, todos fuimos cómplices de tal violación, y luego nos  quejamos).

Hubo acusaciones directas de parte del señor Guadalupe Llamas hacia  Juan  Flores, reclamándole lo del robo de las máquinas.

Juan le contestó: “A mí compruébame que yo me robé las máquinas y con  gusto te acompaño a donde quieras para que me compruebes con hechos que  yo me las robé”.

Lupe: “Tú  las  vendiste”.

Juan: “No. Las vendió un consejo directivo y hay un contrato notariado  con la firma de todos los integrantes; no yo. Y si tú dices que yo me las robé,  nomás demuéstramelo y méteme a la cárcel, no hay problema. Así que como  me pides respeto, yo te lo brindo”.

Para esto ya eran las tres de la tarde, imaginen como estaba todo mundo de hambreado, pero muy atentos a lo que trascurría. Hasta esta hora Hugo Torres presenta su plan de trabajo: “Llevar a cabo el asunto de las máquinas, que eso no lo vamos a dejar por ningún motivo abajo. Vamos a darle adelante en el caso, le pese a quien le pese, tope donde tope y caiga quien caiga.

También se comprometió a erradicar la garrapata proporcionando cargas  de baño y vacunas.

La presencia femenina se hizo presente cuando la maestra Ma. Esther  Cisneros pidió la palabra para pedir “que gane la planilla que gane, muy  conocidos son tanto unos como los otros y están dispuestos a trabajar. Me dio mucha tristeza con las personas y los de aquí, porque nos estamos comportando como los diputados y senadores. Creo que para ser presidente de la Ganadera no se necesita llegar a tanto. Los  conocemos  y sabemos  del espíritu de  servicio  que  tienen. Invito  a todas  las  personas  que nos  acompañan  para  formar  un  grupo  fuerte  el  beneficio   de  todos  nosotros. Que  cuando  los  apoyos lleguen se distribuyan como  son, porque cuando los dirigentes llegan, a veces o casi siempre, nunca   entregan  ningún  apoyo  aunque  se  esté al corriente. Seamos  honestos  y  sinceros”.

Las discusiones seguían por parte de los grupos que disputaban la mesa directiva de la Ganadera. La gente estaba metida en la reunión. A cada intervención los socios respondían con aplausos, risas o abucheos. Para ese momento, se notaba que cuando alguien hablaba a favor de la planilla de Hugo Torres eran más los aplausos. En el aplausómetro, la balanza ya se iba inclinando a favor de uno de los dos contendientes.

Pero la reunión se hacía larga y los presentes se empezaron a enfadar, algunos se retiraron. Fue cuando Juan Flores acepta que la votación se hiciera tal y como estaban las planillas, y la asamblea aprobó esta decisión levantando la mano.

La elección se realizó mediante voto secreto. Y después de una hora de iniciadas las votaciones y del conteo de los votos, Juan Flores anuncia que  la  planilla encabezada por Ignacio Correa había recibido 57 votos, y la planilla  de Hugo Torres tuvo 107 votos. Habiendo tres votos nulos. Momentos después se le tomó protesta a la planilla ganadora.

Al terminar la votación, Domingo 7 entrevistó a Ignacio Correa, quien declaró: “Estoy  totalmente convencido de que la mesa directiva actual estaba  imponiendo a la otra planilla. Yo quería perder en el terreno de juego y así fue.  Sin embargo, estoy para apoyar a la Ganadería y para unirme al equipo de  trabajo si así lo desean”.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres