Blogia
Domingo7

Reuniones privadas, mientras Domingo 7 haga mal uso de la información: Enrique Larios

■ Crónica de la reunión del ayuntamiento: 27-febrero-08

 

LA REDACCIÓN

 

- ¿Cómo van las juntas del ayuntamiento?

- El presidente ya las cerró al público. Dice que luego se dedican a hablar mal de él. Por eso quiere que nadie se entere.

- ¿Y eso es bueno o es malo?

- Depende. Él le echa la culpa Domingo 7. Mira lo que dijo en la última reunión, el miércoles 27 de febrero: “En el periódico Domingo 7 se me falta al respeto, a mí en lo personal, sí me pongo morado o me pongo colorado, sí es molesto para mí. Yo considero que me están atacando indebidamente. No estoy de acuerdo que vengan, graben y filmen. Están haciendo mal uso de la información, y mientras sigan así, las juntas seguirán siendo privadas. No voy a permitir que los asuntos del cabildo se ventilen de esa manera”.

- Ah caray. ¿Por qué se enojó? ¿A poco por el periódico?

- Así es. Dice el presidente que se hace mal uso de la información.

- ¿Y qué dicen los demás regidores y el síndico?

- Los del PRD no dicen nada. Dejan solo al presidente, para que se defienda como pueda. Y la verdad, es muy malo para defenderse, no da razones. Cree que ser autoridad sólo es dar órdenes. Cuanto debe extrañar a la licenciada Teresa Carrillo.

- ¿Y los demás regidores?

- Ya te imaginarás. Hablaron con razones. Luis Humberto Cortés les dijo que “la falta de respeto es para nosotros los regidores y para el pueblo al que representamos, que no se nos permita informar y estar informados, y que se esté pasando por alto la ley”. Víctor Manuel Llamas le preguntó que si es falso lo que ahí se publica; le preguntó también que si informar a la gente es malutilizar la información.

- ¿Y por qué discuten, tú? ¿No se pueden arreglar de otra forma?

- Creo que al presidente no le gusta arreglarse más que con quienes son lambiscones. Quien le habla con criterio, nomás lo hace enojar, pero no hace nada por componer las cosas o por proponer salidas amistosas. Por ejemplo, le preguntaron: ¿en base a qué el presidente decide convocar a sesiones privadas, siendo que esa es facultad del ayuntamiento?  Y no supo contestar; sólo decía que la ley lo faculta, pero no dijo ni cuál ley ni qué artículos de la dichosa ley.

- ¿Y qué tiene que cierre las puertas a la gente? ¿No es la misma? Seguimos igual de desinformados. Nadie sabe cuanto ganan el presidente, el síndico, los regidores o los funcionarios de la presidencia.

- Es que ese es el problema. Antes, los gobernantes eran amos y señores. Nadie podía preguntar nada. Nadie hacía reclamos. Y pobre del que se animara. Le echaban a la judicial. Pero ahora ya cambiaron los tiempos. Los gobernantes están obligados a rendir cuentas de todo lo que administran: dinero, papeles, obras, decisiones, contratos, etcétera. Y la gente tiene derecho a preguntar, a pedir copia de todo. A eso se llama “derecho a la información pública”. La información no es un negocio exclusivo de las autoridades. La información pública es propiedad de la nación, y la nación, da la casualidad, que somos todas las personas. Por eso, se acabó eso de que el gobierno haga lo que le pega la regalada gana. Hay una ley de acceso a la información pública, que obliga a los gobernantes a dar la información que se le requiera.

- ¿A poco? ¿Y tu nieve, de qué la quieres? Si yo quiero saber cuanto gana el presidente, y le pregunto, ¿me va a decir?

- Te lo digo con un ejemplo: los regidores Víctor Manuel Llamas y Luis Humberto Cortés afirmaron que las instituciones mexicanas están abiertas a rendir cuentas y a informar a los ciudadanos en sesiones públicas, que se transmiten por televisión y por Internet, como sucede con la Suprema Corte de Justicia y el Congreso de la Unión. ¿Por qué el ayuntamiento del Teul tiene que ser diferente?  ¿Y qué contestaron? El presidente municipal guardó silencio, lo mismo los regidores perredistas, que en todo el debate dejaron solo al presidente.

- ¿Por internet y por televisión? ¿Y qué estará pensando el presidente del Téul que cierra las puertas a la gente y a los periodistas?

- Él dice que no es el periódico lo que motiva las reuniones privadas, sino el uso que se le está dando a la información por parte de algunos regidores y del contralor. Y el síndico que le quiso ayudar: “De una vez vamos anticipando todas las reuniones”, para hacerlas privadas. “No me ayudes compadre”, le dijo con la mirada, el presidente municipal.

- ¿Cómo mal uso? ¿Dicen mentiras? ¿Alteran los datos? ¿O dicen cosas indebidas? ¿O de qué se queja el ciudadano presidente municipal?

- Dice que el contralor y los regidores están sacando a la luz pública información confidencial y de acceso reservado.

- Ah chingao. ¿Y eso qué es?

- El presidente no lo explicó. Sólo dijo que no lo dice él. Y sacó un oficio mandado por el auditor superior del estado, que depende del Congreso Estatal. Y leyó el papel ese, una “respuesta oficial” (así dijo el presidente), donde el auditor afirma, mediante un oficio enviado al presidente, a solicitud del propio Enrique Larios. Ahí dice que se hace mal uso de información de acceso reservado y confidencial y en la parte final se señala que se recomienda al contralor y a los regidores de oposición “de abstenerse de divulgar información reservada a que tengan acceso con motivo de sus funciones, ya que incurrirían en algunas de las causales de responsabilidad que establece el artículo 5 de la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos del Estado y Municipios de Zacatecas y hacerse acreedores a las sanciones establecidas dentro de la misma Ley”.

- ¿Y eso qué es? ¿Tip, recomendación, sugerencia, amenaza, consejo, sentencia?

- Quién sabe. El hecho es que otra vez les llega una advertencia a quienes no están de acuerdo con “el gobierno del cambio y del pueblo mágico”. Y mira lo que le respondió la regidora Claudia Rojas. Ella preguntó: “¿Cuál es la información reservada?” Nadie le contestó. Como si preguntara en medio del desierto. Pero como iba preparada, leyó la Ley de Acceso a la Información Pública, en la parte que señala que la información reservada y confidencial es aquella clasificada como tal, mediante una declaración que cumpla estos requisitos: aquella que ponga en riesgo la seguridad pública, la vida de las personas o el desarrollo de investigaciones reservadas de tipo penal o fiscal. La regidora les dijo que la información que se analiza en el ayuntamiento no es así de delicada. Volvió a preguntar: “¿Por qué información reservada y confidencial? La ciudadanía tiene derecho a saber y estar informada”.

- Oye, en ratos se ponen emocionantes las juntas. Me están dando ganas de ir. ¿Qué cara puso el presidente? ¿No me digas que otra vez se puso cenizo?

- El presidente municipal le contestó al estilo de Cantinflas: “Ahí está el argumento, eso se aplica para nosotros. Eso aplica de allá para acá y de aquí para allá…”.

- “Ahí está el detalle”. Todavía no entiendo por qué el presidente se enoja por lo que publica el periódico. Todavía fueran cosas falsas, inventadas. Pero no. Lo que ahí se dice es cierto.

- Y eso no es todo. Mira lo que les recomendó a los regidores: “Si alguno de ustedes se hace responsable de las personas que vengan; si ustedes me dicen: ‘va a venir tal y tal persona, yo los invité’, estoy de acuerdo”.

- Como niños chiquitos. Si traes a tu hermanito a la junta, dile que se porte bien. Tú eres el responsable. Si no, ya no lo dejamos volver a entrar.

- Pues más o menos. Las reuniones del ayuntamiento deben ser abiertas. Para que la gente se entere. De vez en cuando puede haber un asunto grave, delicado, donde se hablen de cosas como maneras de combatir al narcotráfico o cosas por el estilo. Pero en todos los demás casos, las juntas tienen que ser abiertas.

- ¿Y los regidores, muy de acuerdo?

- La mayoría, porque apoyan todo lo que diga el presidente. Pero los de oposición se pitorrean: Qué bonito, “aquí lo tratamos, aquí lo lavamos y aquí se queda”. Que nadie más se entere de lo que se gasta, de lo que se decide, de lo que se arregla o se desarregla.

- Eso no debe ser. Sólo el quien tiene algo que esconder hace las cosas a escondidas.

- Algo parecido les dijo la regidora Claudia Rojas. Ella volvió a preguntar que si un acuerdo del ayuntamiento podía estar por encima de la Constitución Federal, y leyó el texto del artículo 7° constitucional, que establece que ninguna autoridad puede violar la libertad de escribir y publicar escritos. El artículo también dice que ninguna autoridad puede censurar a la prensa ni coartar la libertad de imprenta, puesto que los únicos límites son la vida privada, la moral y la paz pública. Y remató afirmando que “el único motivo para hacer reuniones privadas es la existencia del periódico. No nos pueden estar censurando”. El presidente volvió a repetir que el problema no es el periódico, sino el mal uso de la información. Y por mayoría perredista de siete votos se decide que esta reunión será nuevamente privada.

- ¿Y qué más pasó? ¿A poco en toda la junta hablaron del periódico? Se ve que 20 páginas sacan roña.

- No, eso fue como una hora, más o menos. A la sesión llegaron algunos ciudadanos, que hacen el periódico, acompañados de un reportero. El presidente les pidió que se salieran porque la sesión era privada y no quiso decir en base a qué argumentos la junta era secreta.

- Ups. Y eso que el PRD se dice partido democrático, de izquierda socialista. Mira que demócrata socialista nos pusieron en el Téul.

- Deja te acabo de contar. Se llevaron como otra hora y media en hacer modificaciones al acta anterior. Un regidor le pidió al secretario que usara las grabaciones, para evitar perder tanto tiempo en correcciones. Se eligió al nuevo tesorero, Jesús Godoy Castañeda, y en el predial quedó como encargada María Luisa Pérez Serrano. Otro asunto fue que se autorizó el fraccionamiento que el señor Reginaldo Cortés quiere hacer por la salida a Zacatecas. Quedó el acuerdo que el área de donación se destine al jardín de niños Estefanía Rodríguez. También se aprobó regularizar el terreno donde van a estar las oficinas de la policía municipal preventiva.

- ¿Ya no hubo cosas más interesantes?

- Se le cuestionó al presidente si se va seguir sosteniendo a Inocencio Mendiola, que no tiene un horario de oficina en la presidencia, porque trabaja en la SAGARPA, al mismo tiempo. El presidente hizo como si no le hubieran preguntada nada, y dijo que hacía falta un técnico para que trabajara en la oficina de desarrollo agropecuario y que los regidores podían hacer propuestas.

- No, pues ese no es diálogo. Le preguntan una cosa y responde otra.

- También se cuestionó que cómo estaba el asunto del volkswagen de la presidencia que volteó el encargado de reciclar la basura municipal, en horas que no son de oficina y en asuntos que tampoco son de trabajo. Y la única explicación fue que el señor se había comprometido a reparar el vehículo. Y otros dos asuntos más: se autorizó por unanimidad contratar un seguro de vida para los policías, para el presidente y para el tesorero. Y se recibió otra solicitud de los vecinos que piden que la antena de teléfonos celulares se instale en otro lugar, pero no en el mero centro del pueblo.

- Pos yo no veo ningún asunto como para cerrar las puertas a la ciudadanía y a los periodistas. Puros temas que a nadie asustan ni a nadie perjudican. ¿Qué no habrá nadie que meta en orden al presidente y su ayuntamiento? ¡Qué risa: en todo el país, el Téul es el único municipio donde su ayuntamiento sesiona de espaldas a la gente! Y ya van cuatro juntas así. ¿Cuántas más faltarán? De veras ya somos “Pueblo Mágico”.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres