Blogia
Domingo7

Nº 1, Noviembre de 2007

Aurelio Lamas Luna dejó una deuda de cerca de dos millones y medio de pesos que ahoga a la actual administración

 

  •  En el ayuntamiento teulense hay desencuentro, tensión, carencia de liderazgo y falta de voluntad para llegar a acuerdos.
  •  ¡Qué lástima que apenas se vaya a reformar la ley para que pague de su bolsa el responsable de cada desfalco!, comentó el actual presidente municipal, Enrique Larios

 

LA REDACCIÓN

 

El anterior presidente municipal, Aurelio Lamas Luna, dejó una deuda por cerca de dos millones y medio de pesos, y ningún centavo para hacerle frente a los compromisos que heredó. Por este motivo, el actual ayuntamiento se vio obligado a pedir a la tesorería del estado una anticipación de los fondos del año siguiente. Esto se discutió y se decidió en la reunión de cabildo del día jueves 15 de noviembre de este año. Una reunión larga, cansada, tensa, seis horas de confrontación provocada porque el presidente municipal no tiene estrategia de conducción: ataca, golpea a la oposición y cuando ésta se defiende, el presidente evita la pelea y se arrincona. En lugar de platicar y lograr acuerdos, prefiere aplanar con el voto de la mayoría de miembros del ayuntamiento, la mayoría perredista, silenciosos, pero atentos para levantar el dedo cuando se requiere.

En esta misma reunión, el presidente municipal no estuvo de acuerdo en que los miembros del ayuntamiento y los funcionarios públicos de primer nivel se bajaran el sueldo un 50% para enfrentar mejor las cargas adquiridas por el anterior gobierno. Asimismo, el ayuntamiento perredista no quiso discutir la solicitud de revocar el nombramiento del tesorero municipal, Benjamín Tovar Carrillo (es cuñado de una regidora y eso está prohibido por la ley), y lo mantuvieron en su puesto, por débil mayoría de cinco votos.

La secretaria de gobierno del ayuntamiento tuvo que sacar la cara por todo el gobierno perredista: 6 regidores, el síndico y el presidente municipal que, callados, con la cabeza baja, escuchaban pasivos las opiniones, las propuestas y las críticas de los cuatro regidores de oposición, sobre todo del profesor Luis Humberto Cortés Rivas, que no dejó pasar oportunidad para hacer ver los errores del actual gobierno y proponer medidas para solucionar los problemas. Eso sí, a la hora de votar, todo el ayuntamiento amarillo levantaba la mano en el mismo sentido que su jefe, el presidente municipal. Como en los viejos tiempos donde mandaba la cabeza y el resto del cuerpo obedecía ciegamente, sin criterio propio y sin opinión personal. Pierden la discusión, pero ganan la votación, por ser más, no por pensar mejor.

El presidente municipal se veía nervioso, con la cara descompuesta por la molestia que no podía ocultar, golpeaba nerviosamente la mesa con las yemas de los dedos, agachaba la vista. Su enfado era evidente, se tomaba la barbilla, observaba el techo, desviaba la mirada cada vez que tomaban la palabra los regidores de oposición. No disimulaba su incomodidad. Quizás se preguntaba: ¿Así de difícil van a estar estos tres años? ¿Por qué mis asesores me recomiendan pelearme con la oposición y no me dicen como defenderme? ¿No habrá alguna manera de llevar la fiesta en paz?

El tema principal de la reunión fue dado a conocer por Enrique Larios, presidente municipal. Informó que la situación económica del municipio es crítica. No hay dinero para trabajar y existen compromisos que no cumplió el anterior alcalde, Aurelio Lamas. Se deben 458 mil pesos a Jorge Elías Haro; 438 mil pesos a Nicolás Ibarra; 180 mil pesos a Claudia Rojas. Ellos tres ganaron demandas laborales a la anterior administración que manejó mal los despidos, y ahora, se tiene que pagar con recursos del municipio, es decir, con dinero del pueblo. Además, hay que dar la aportación municipal para construir el auditorio de Huitzila, 250 mil pesos; otros 250 mil pesos para el arreglo de la capilla de Los Álamos y 250 mil pesos más para la cárcel preventiva. 45 mil pesos por concepto de cuotas al Seguro Social. Esto obliga a pedir por adelantado una parte de las participaciones del próximo año. El presidente propuso solicitar a la secretaría de finanzas de gobierno del estado un anticipo de un millón 700 mil pesos, del Fondo 4. Y pidió el apoyo de todos los regidores. La propuesta fue aceptada por unanimidad. Lo que no aceptaron los perredistas fue exigir cuentas al autor de la ruina: Aurelio Lamas.

Jorge Ruiz, dueño del restaurante que está a la salida a Guadalajara, pidió a la regidora Claudia Rojas que fuera consciente y que aceptara negociar para que no cobrara todo lo que está reclamando al municipio. La regidora le contestó que dónde estaban los que ahora piden conciencia, cuando Aurelio Lamas la humilló, la corrió y no le pagó la última quincena; preguntó que dónde estaban los que se quedaron callados cuando Aurelio Lamas hacía barbaridad y media, despidiendo gente de manera arbitraria, endeudando al municipio y gobernando sin respeto a los que votaron por él. Nadie respondió nada. La oposición seguía ganando los debates.

Los problemas continuaron cuando se tocó el punto de discutir si procedía o no revocar el nombramiento de Benjamín Tovar Carrillo, tesorero municipal y cuñado de la regidora María Elena Ramírez González (. Este asunto fue propuesto para su análisis en la junta del ayuntamiento del día 11 de octubre pasado, pero el presidente pidió un mes para analizar la situación. Y ahora, la postura de la presidencia municipal fue que los regidores de oposición no demostraron el parentesco de la regidora con el tesorero; cuando eso es una verdad que todo mundo lo sabe en este pueblo. Una salida leguleya, que en el medio jurídico se le llama “chicana”: una evasiva sólo para ganar tiempo, pero sin solucionar el problema. De nada valieron los alegatos de la oposición. No presentaron papeles y se acabó. El asunto fue votado y apenas hubo mayoría de cinco votos de parte del PRD. Se desecha el tema. Ni siquiera se le da entrada para comentarlo. Eso molestó mucho a los regidores que no son del PRD y de ahí en adelante la reunión fue todavía más ríspida y tirante.

En la reunión del 11 de octubre también quedó pendiente discutir si la secretaria de gobierno, Teresa Carrillo González, podía al mismo tiempo, estar en el ayuntamiento y seguir litigando, porque, en opinión de los abogados Darío Martínez, Dora Elia Gómez y Guadalupe Salas, eso se presta al tráfico de influencias y a ser juez y parte en algunos asuntos. Sin embargo, en otra escapatoria para evitar la discusión, la secretaria de gobierno informó que no procedía tratar ese tema; debieron acudir, en primera instancia, al contralor municipal para que éste presentara un informe al ayuntamiento. Por lo tanto, se desechó el tema a discutir. La mayoría perredista aplastó cualquier intento de razonar y dar mejores argumentos. Más adelante, la secretaria de gobierno presentó su renuncia por motivos personales. Le fue aceptada. En su lugar fue nombrado por mayoría de votos perredistas, Cipriano Castañeda Gómez, secretario ejecutivo del consejo municipal del IEEZ en la reciente elección. El pleito se pudo haber evitado si la renuncia hubiera sido al principio. Se pudieron ahorrar corajes y discusiones amargas. Pero no, ganó el orgullo y el antojo de hacer saber quien tiene el poder.

Para entonces, el regidor del PRI, Luis Humberto Cortés Rivas, ya hablaba con fuerza, dando opiniones que disgustaban porque venían de alguien que pensaba diferente a la mayoría. Con disgusto lo dejaban opinar, pero le ganaban las votaciones.

Así se fueron dos, tres, cuatro horas, cinco y seis horas. Desde las tres de la tarde hasta las nueve de la noche. Diálogo de sordos. Quien tiene mayoría se empeñó en imponer decisiones y la oposición se defendía como gato boca arriba, defendiendo sus puntos de vista.

El regidor del Partido del Trabajo, Víctor Manuel Llamas Doñate, propuso que para demostrar amor por el municipio y voluntad de resolver los apuros financieros, todos los miembros del ayuntamiento y todos los funcionarios de primer nivel se bajaran el sueldo. La propuesta fue respaldada por los regidores Luis Humberto Cortés Rivas, Claudia Rojas, José Manuel Arellano y por el síndico municipal, Martín Uribe Curiel. Luis Humberto Cortés sugirió que el descuento fuera del 50%. Le respondieron la secretaria de gobierno y el presidente municipal. Dijeron que el trabajo es mucho, que no se pude dar un sueldo que no sea digno, que la gente debe estar motivada con el sueldo, que se está trabajando con ganas, que había que hacer propuestas serias y no populares (sic). Para parar la discusión, el presidente (cansado y enfadado de aquella reunión, que más que reunión de ciudadanos que tienen una función pública, parecía más bien un ring de box o de lucha libre) propuso que se dejara pendiente el asunto para tratarse en próxima reunión de cabildo.

La última molestia del presidente municipal fue cuando Sergio de Santiago Guillén, Hugo Aldemar Carrillo Tovar y Hugo Ávila Gómez solicitaron por escrito que la presidencia municipal deje de utilizar el nombre de “El Teulense” para el órgano de difusión oficial, debido a que ese nombre ha sido utilizado desde hace 40 años para otro periódico, creado en la ciudad de México por teulenses radicados allá y continuado en la cabecera municipal. El presidente no dio oportunidad a que los regidores pudieran hacer comentarios. Simplemente, alterado y descompuesto, atinó a decir “ya no se va a publicar con ese nombre; es más, ya no voy a publicar nada”.

Así terminó una reunión bronca y pesada. Nadie ganó. ¿Quiénes perdieron? Quizás todos. El municipio entero.

Alguien comentó a la salida: ¿Qué el presidente no se da cuenta que su función es unir, no dividir?

En la sala de cabildos quedó un ambiente como de palenque, de arena de box o de lucha libre. La batalla había terminado. Se respiraba estrés, insatisfacción, amargura, coraje, decepción. Esto es lo que está produciendo la actual administración. ¿A quién conviene esto? Quizás a los asesores del presidente municipal. Sólo a ellos les interesa tener al alcalde aislado y al servicio de un pequeño grupo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Nueva administración. ¿A quién servir: a los amigos o al pueblo?

Nuestra tierra, el Téul de González Ortega, ese terruño que para los que tenemos la fortuna de  vivir  en ella  y los que por necesidad o por azares del destino, han tenido que migrar para darse oportunidades de salir adelante, existe algo importante que todos compartimos. Esto es un sentimiento que nos une y nos da esencia e identidad como teulenses. Ese sentimiento nos es otra cosa que el amor entrañable a la tierra que nos vio nacer y que  llevamos en lo más profundo de nuestro ser. En consecuencia, los habitantes de esta tierra nuestra anhelamos que nuestro municipio y sus regiones crezca y se desarrolle, que su gente tenga mejores condiciones de vida, que sus gobernantes actúen en consecuencia y que sus decisiones sean las más apropiadas a lo que quiere y desea su gente.

El pasado 15 de septiembre del presente año, asume la responsabilidad de dirigir los destinos de nuestro municipio un nuevo Ayuntamiento encabezado por el Ing. Enrique Larios Arellano, como presidente municipal, producto de una elección cerrada, calificada como la más sucia y turbia que haya vivido el Téul en los últimos tiempos, lo anterior estuvo a la vista de todos, por el manoseo que hicieran las dependencias de gobierno del estado y de su antecesor, Aurelio Lamas, para poder convertir a Larios Arellano en Presidente Municipal.

Por lo expuesto, es necesario que los teulenses estemos plenamente enterados de los resultados de esta elección, ocurrida el pasado 1º de julio del año en curso. Para ello partiremos de que el municipio cuenta con una lista nominal de  4,510 electores, esto es, los ciudadanos que pueden ejercer su derecho al voto en las 12 secciones electorales y casillas ubicadas a los largo y ancho del territorio de nuestro municipio. De esos 4510 electores votó el 56.40%, que equivale a 2544 electores o ciudadanos enlistados, de los cuales, el PRD (Alianza por Zacatecas), sacó sólo 789 votos, y el resto,  1755 votos, fue la suma que sacaron los partidos políticos PAN, PRI y PT. Esto quiere decir que la gran mayoría de ciudadanos teulenses no le brindaron su confianza en las urnas electorales al Ing. Enrique Larios Arellano, aclarando que no ganó una sola casilla en la cabecera Municipal, ni en la región de la sierra ni en Milpillas de Allende.   

También es importante que nos hagamos una pregunta: ¿Cómo llega Enrique Larios a la Presidencia Municipal? La respuesta es clara. Se convierte en presidente municipal en medio de una elección amañada y con la confianza de apenas el 31 % de los electores  y un 69 % del electorado en contra. Luego, amable lector hagamos la siguiente reflexión: el Ing. Enrique Larios Arrellano, como presiente municipal del Téul, tiene que trabajar mucho para  demostrar en los hechos lo que en su campaña tantas veces dijo Que su experiencia haría la diferencia”, y desde luego su reto debe ser conquistar con hechos y mucha responsabilidad a esos 1755 electores y ciudadanos que no estuvieron con él, a aquellos que no votaron por ningún partido político y, desde luego, a aquellos que sí le brindaron su apoyo.

También es importante recordarle al señor presidente municipal del Téul que como gobernante de nuestro municipio es autoridad no sólo para los 789 personas que votaron por él, y que su responsabilidad  debe ser  trabajar sin distinción para todos los teulenses, y no como lo hizo su antecesor. Recordarle que la elección ya pasó y que es tiempo de trabajar por el municipio del Téul.

De inicio el Nuevo Ayuntamiento recibe un municipio en condiciones muy críticas, con compromisos de carácter económico muy fuertes, como es el caso de la  aportación de municipio (presidencia municipal) a dos obras del programa 3X1 y ya sin dinero, por lo que si se quiere salvar la ejecución de estas dos obras, habrá que endeudar al municipio por un  monto aproximado de los $300,000.00 pesos; con un parque vehicular sin funcionar, casi en su totalidad. Con una deuda a corto plazo de más de $1,300,000.00 (un millón trescientos mil pesos). Con un adeudo al Seguro social de $56,592.00 (cincuenta y seis mil quinientos noventa y dos pesos); por concepto de demandas laborales el municipio tendrá que pagar poco más de $ 1,100,000.00 (un millón cien mil pesos ), según el fallo del tribunal de conciliación y arbitraje y algunas que faltan por resolver. A lo anterior hay que agregarle una relación de pagos pendientes  a proveedores entre otros por un monto aproximados de $530,000.00 que heredó la pasada administración.

Ante esta situación económica difícil que recibe el nuevo Ayuntamiento que encabeza, Larios Arellano, éste  ha contratado por lo menos 7 personas para trabajar en la administración municipal sin consentimiento del ayuntamiento, es más, ni siquiera ha tenido la mínima intención de informar al cabildo a quines ha contratado, en qué se desempeñan, mucho menos cuánto perciben quincenalmente, amén de que si es que realmente justifican su contrataciones. En  otras palabras, el Ayuntamiento es cero a la izquierda, como si la presidencia fuera su negocio particular, donde el presidente,  puede hacer y deshacer.

Todo hace pensar que Larios Arrellano siente sólo  compromiso como gobierno  con un grupo reducido que maneja en estos momentos la política municipal,  cuando el verdadero compromiso lo debe tener  con la gente que vive a lo largo y ancho de nuestro municipio.

En conclusión, los recursos que recibe el municipio son pocos, los compromisos que heredó son muchos, y aún así llegó engordando la nómina, ingresando a sus amigos y cubriendo sólo compromisos de campaña y cómo todo gran mago, se saca de la manga algunos puestos y cargos como el de tener una secretaria particular, un secretario de propaganda y difusión y hasta un flamante  secretario de despacho de la presidencia, dizque, para coadyuvar al trabajo de cada una de las direcciones, además  de ser un enlace con el gobierno del estado. ¿Qué acaso en campaña no nos presumió el Ing. Larios tener muy buenas relaciones en Zacatecas? y entonces ¿para qué quiere intermediarios  y para qué más burocracia? que finalmente, amigo lector será pagada con recursos públicos, que no son otra cosa que nuestros impuestos que pagamos todos los ciudadanos. Esto que seguramente ya lo comprobó, es algo nunca visto en el Téul, porque ningún presidente había tenido auxiliares en torno a su figura y desde luego, lo que seguramente le sobra es dinero a esta administración. Es necesario pues que la autoridad sepa escuchar a su pueblo. No queremos que el poco dinero que llega al municipio se invierta en burócratas, sino en obras y proyectos para nuestro Téul.   

                                                                                                             L.H.C.R.     

APRUEBA AYUNTAMIENTO PROYECTO DE LEY DE INGRESOS 2008 PARA EL MUNICIPIO

En sesión extraordinaria de cabildo el pasado día 30 de octubre del año en curso se aprobó por unanimidad el proyecto de ley de ingresos que, de aprobarse por el congreso del estado, será la que señale el que y el como hay que cobrar los impuestos que por ley cobra el municipio.

Esto sería una noticia más en el montón de información que se genera a diario, pero no es tal por una situación que, pienso, afectará de una forma significativa aunque justa el ya deteriorado bolsillo de los comerciantes, principalmente, de nuestro municipio.

Esta afectación será, insisto, de aprobarse, porque se pretende crear un impuesto que alguna vez existió y que se desconoce porqué razón desapareció, que es importantísimo para las arcas municipales; este impuesto es básicamente la expedición de licencias para todos los comercios establecidos dentro de la demarcación municipal.

También se pretende cobrar la licencia municipal a los profesionistas que desempeñen sus labores en el municipio, tales como abogados, doctores, dentistas, contadores, ingenieros, psicólogos y demás gente profesional.

Lo que se puede decir a favor de esta iniciativa es que aparte de generar más ingresos al municipio de forma directa también se verán aumentadas las participaciones que de la federación y del estado llegan a nuestro municipio, en función de que para el cálculo de dichas participaciones se considera como uno de los factores la captación municipal de impuestos propios.

A través de este medio se convoca a los ciudadanos responsables para que consideren lo anterior y contribuyamos de esa forma al fortalecimiento de nuestro municipio. Dicho sea de paso que estos impuestos si se pagan en los municipios vecinos desde hace mucho, por lo que no nos asustemos y si consideremos que esto de los impuestos es, a veces, un mal necesario.

Otra consideración prudente que sería bueno tomarla en cuenta es que al hacer dichas aportaciones de manera directa al municipio se tendría un elemento más para exigir a nuestro presidente municipal más transparencia en la aplicación de los recursos puesto que sabríamos cuanto y quienes pagaron, esto no se da en los impuestos que de origen federal o estatal se administran porque no hay una forma exacta de darles seguimiento.

Por todo lo anteriormente expuesto podemos resumir que: todos a pagar lo que a cada cual corresponda, que de eso no nos escaparemos y de la misma forma todos a exigir cuentas claras porque de nuestro dinero transformado en impuestos todos tenemos derecho a conocer en qué y como se gastan.  

Columna: DESARROLLO RURAL

Por: Hugo Aldemar Carrillo Tovar

 

 

Pobreza en la población rural y la organización como parte de la solución.

 

E

n el municipio del Teul somos 5,249 habitantes (INEGI 2005) de los cuales 3,164  (60.47%) de estos habitantes viven en la cabecera municipal y 2,075 (39.53%) viven en las 10 comunidades del municipio. Según el INEGI una población es rural si tiene menos de 2500 habitantes; por lo tanto todas las comunidades de nuestro municipio son comunidades rurales. La pobreza en la población rural alcanza al 81.5%, mientras que el 55.3%  se encuentra en pobreza extrema según el promedio nacional. Ante esta problemática debo preguntarle:  ¿esperar o construir el futuro? Si usted está esperando, es posible que tenga algunas de estas respuestas: sólo me queda hacer esto, tengo tantos problemas que no sé por donde empezar, ¡ojalá que no me vaya tan mal!, espero que las cosas se compongan, pues a ver qué hago etc. Si no sabe a dónde va, todo camino es bueno; todos conocemos las ventajas del trabajo en equipo o de estar organizados. Sin embargo, si alguien nos lo propone es muy posible que contestemos: no tenemos tiempo para organizarnos, después nos organizamos, esto urge más, no puedo afilar el hacha por que perdería tiempo. ¡Si lo urgente tiene prioridad sobre lo importante, jamás se estará preparando para el futuro!

           

            Las causas de la pobreza en la población rural son: el ineficiente sistema educativo, los productores se encuentran en el primer eslabón de la cadena de valor agregado al dedicarse a las actividades primarias (se vende el producto sin transformarlo o empacarlo), servicios de salud deficiente y degradación de los recursos naturales. Con los siguientes efectos: falta de empleo, bajo rendimiento de los sistemas agropecuarios, incremento de personas con enfermedades y disminución de los recursos naturales. Así que si ya conocemos las causas y vemos que en nuestra comunidad se visualiza alguno o todos los efectos de la pobreza, le vuelvo a preguntar: ¿esperar o construir el futuro? ¿esperar a que las autoridades municipales, estatales o federales resuelvan nuestros problemas si no  visualizan más allá de la construcción de carreteras y programas para obtener votos como repartir despensas, el progresa, procampo, diesel agropecuario etc. que no solucionan en nada la pobreza?. Amigo lector, te invito a que te organices, te agrupes con tu familia, parientes, amigos o conocidos de tu comunidad o región. Vean sus necesidades y busquen capacitación en las actividades propias del campo, de trasformar la materia prima, de darle valor agregado a un producto, de desarrollar tus habilidades artísticas o de manualidades, de cómo aprovechar los recursos naturales sin comprometer los recursos de las generaciones futuras, tener un casa de salud y escuela digna, de hacernos escuchar como grupo, como comunidad, como municipio. Te invito a construir el futuro.

El progreso y los recursos naturales

Antonio Ibarra Ramírez

 

Un pueblo rico es aquel que ha conservado por mucho tiempo sus recursos naturales. Hay pocos lugares que se preocupan por el aprovechamiento racional de las  riquezas con que cuenta y por otro lado, hay muchísimos ejemplos de lugares con destrucción de dichos recursos.

            El crecimiento económico de un lugar no es sinónimo de progreso. ¿De qué sirve obtener mucho dinero si no se tienen áreas verdes para obtener oxígeno puro para respirar debido a la creciente industria de algunas ciudades, en las           cuales además, la gente vive amontonada en espacios reducidos y en constante tensión por el trabajo, el ruido y las largas filas por obtener un producto o servicio? Esto solo por mencionar algunos ejemplos.

            Por otro lado un pueblo pequeño como el nuestro, con aire puro, una vida   tranquila, sin mucho ruido y sin tensiones podríamos decir que es un lugar ideal para vivir. Sin embargo, no hay oportunidades para progresar, la mayoría de la gente no tiene un empleo fijo, por lo que siempre vive en la incertidumbre; en la duda acerca de lo que va a hacer el día de mañana, si va a comer bien, si comprará ropa o tendrá para adquirir un servicio o producto que le de una comunidad.

            En cuanto a las personas que realizan actividades productivas como la agricultura o la ganadería, la mayoría las hacen sin el uso adecuado de una tecnología que les genere grandes ganancias y a la vez conserve y aproveche adecuadamente lo que la naturaleza les ofrece.

            La ganadería, por ejemplo, se realiza en forma extensiva, en grandes áreas, en pastoreo libre, sin cuidar los recursos y muy en especial el suelo, que es lo que sirve para que las plantas se desarrollen y den alimento a los animales que nos sirven de sustento. Cuando los animales acaban con la vegetación de un lugar grande o pequeño, el viento y el agua se encargan de arrastrar el suelo hacia lugares más bajos. En el Téul debido a la forma de sus terrenos es muy propio para el arrastre de partículas de suelo; aunado a esto, las lluvias torrenciales que en cada temporada caen en la región provocan que miles de toneladas anuales sean llevadas por los ríos hacia las presas o hacia el mar, quedando cada año más delgados los suelos y con menos nutrientes que son necesarios para el desarrollo de las plantas y que a su vez alimentan a los animales y al hombre.

            La agricultura también es practicada en forma extensiva y con poco rendimiento, considerando todo lo que se tiene que invertir durante su práctica. Muchas veces se abren terrenos nuevos para el cultivo, destruyendo la vegetación existente y en lugares que no son adecuados para ello; esto provoca que el suelo se erosione y sea arrastrado por el viento y el agua. Estos terrenos permiten que se obtengan buenas cosechas unos pocos años, después de los cuales quedan inservibles, erosionados, sin nutrientes y sin vegetación.

            Es necesario aprovechar la experiencia que el hombre ha reunido durante miles de años y la tecnología que ha inventado porque es inconcebible que en pleno siglo XXI se sigan cometiendo los mismos errores y se destruya cada vez más a la naturaleza en una carrera sin fin.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Editorial

Siembra vientos,

cosecharás tempestades

 

El fin de todo gobierno es procurar el bien común, ver que se garanticen los derechos de las personas, que éstas cumplan sus obligaciones y que, en la medida posible, prevalezca la armonía y la justicia. Un gobierno es quien encabeza los esfuerzos para que cada familia y todas las personas vayan gozando de medios adecuados para vivir.

El problema de México ha sido que los gobiernos piensan más en su propio beneficio que en las necesidades de la colectividad. Llegan tres o seis años con la avidez de juntar un buen capital para gozar un porvenir de tranquilidad y sin preocupaciones económicas. Para nuestros gobernantes vale más el propio egoísmo que el bien de la comunidad. Así ha sido y quien sabe por cuánto tiempo así continuará siendo.

El caso del actual presidente municipal, Enrique Larios Arellano, confirma esto que todo mundo sabe de los gobernantes. No aceptó la propuesta de la oposición de disminuir su sueldo, el de él, el de todo el ayuntamiento y de sus principales colaboradores. Rechazó cobrar una percepción razonable tomando en cuenta que vivimos en un municipio chico y con bajo presupuesto. Y la situación se complica tomando en cuenta que recibió un municipio en bancarrota, endeudado y con diversos compromisos que el anterior presidente, con demasiada irresponsabilidad, transmitió al actual gobierno.

Por si fuera poco, Enrique Larios, aconsejado por sus asesores, sigue actuando como si todavía anduviera en campaña, y considera que los miembros de los demás partidos siguen siendo sus enemigos. Ha tomado varias decisiones que explican que él no quiere acuerdos. Llegó golpeando. Dividiendo.

Despidió sin motivos a Hugo Aldemar Carrillo del consejo municipal de desarrollo rural sustentable. Para empezar, a Hugo no le permitieron la entrada a la reunión donde se trataría el asunto de designar el técnico asesor del consejo. El presidente no quería que estuviera presente para poder decir que Hugo había renunciado y que tenía meses sin trabajar, cuando la realidad era otra. Sin embargo, no se le dio la oportunidad de defenderse. Y en esa reunión se eligió a Alejandrina Ávila Vera, hija de Pedro Ávila y de la regidora Ramona Vera. Un caso más de nepotismo que la oposición ha denunciado.

En las reuniones de cabildo, el presidente municipal, lejos de promover la concordia y el entendimiento, ha tenido actitudes de soberbia y de imposición. A fuerzas quiere que el tesorero municipal sea una persona que, según lo que establece la ley orgánica del municipio, no puede tener un cargo dentro de la presidencia, por ser cuñado de una regidora (del PRD, por cierto). Y en lugar de platicar razonablemente el tema, el presidente ignora a la oposición y recurre a evasivas y chicanas que le ayuden a ganar tiempo. Ganará tiempo, pero pierde algo más valioso: autoridad moral frente a los regidores y frente al pueblo. Lo mismo hizo en el caso de la secretaria de gobierno, que era, al mismo tiempo, abogada litigante, y Enrique Larios despreció una solicitud de tres abogados, que sólo pedían que el asunto fuera discutido en la sesión pública de cabildo. Impidió que el caso fuera tratado en la sesión pública del ayuntamiento. Ignorando a la gente, el presidente municipal sólo hace todo lo posible por ganarse el desprecio de la ciudadanía.

Tal parece que ya olvidó o no ha querido enterarse, que el actual presidente municipal, en toda la historia de las elecciones municipales, ha sido el candidato que ganó con el porcentaje más reducido de votos, 30 por ciento. Esto quiere decir que Enrique Larios es el presidente que ha llegado con menos aceptación popular; por varias razones, pero sobre todo, por venir de fuera y por provenir del mismo partido del peor de los presidentes que ha tenido este municipio, Aurelio Lamas Luna.

El presidente municipal no debe olvidar que llegó a la presidencia producto de un fraude a la voluntad popular, quizá el fraude más grande en las elecciones de este municipio. Al inicio de la campaña, él era el candidato que menos posibilidad tenía de llegar a la presidencia. El dinero, el cemento, el abono químico, las despensas, las promesas de empleo, la compra de conciencias hicieron lo que parecía imposible. Y por si fuera poco, los principales funcionarios del consejo municipal del Instituto Estatal Electoral de Zacatecas (organismo que debe garantizar la imparcialidad y la legalidad de las elecciones), Benjamín Tovar Carrillo y Cipriano Castañeda Gómez, presidente y secretario, respectivamente, ahora trabajan en la administración municipal como funcionarios de primer nivel.

En virtud de que es poco aceptado, lo lógico sería que el presidente municipal tratara de ganarse el aprecio y el respeto de los habitantes de este municipio. Y, en el caso de la oposición, está haciendo todo lo contrario. Sigue en pie de guerra, atacando, dividiendo, tratando de debilitar a los partidos, ofreciendo empleo a algunos simpatizantes de la oposición. Esa es la mejor manera de sabotear una administración municipal, porque parece que no se ha dado cuenta que la oposición de este municipio es aguerrida, se organiza, lee, se informa, opina, participa, critica, hace propuestas y las lleva a cabo. Este periódico es una muestra de ello. Domingo 7 es producto de una alianza ciudadana que está decidida a evitar que los gobernantes hundan a este municipio; pero también queremos educar, informar al público, decir palabras con sentido humano, examinar los problemas y plantear propuestas que ayuden a poner soluciones.

La actitud descortés y arbitraria del presidente municipal ha contribuido a la unidad de la oposición. En lugar de pelear, mejor debería de llamar a todos los partidos de oposición, pero no para dividirlos ofreciendo pequeños privilegios, sino para dialogar con todos, de manera abierta, sincera y con la firme decisión de llegar a acuerdos en bien del municipio.

Mientras se empeñe en hacer caso a sus asesores que le recomiendan aplastar y ningunear a la oposición, el presidente municipal seguirá sembrando vientos. Y quien siembra vientos, cosecha tempestades.

Editorial

Domingo 7: pensamiento, reflexión y expresión del pueblo

 

El nacimiento de este medio informativo se debe a una necesidad que hemos encontrado en nuestro querido municipio. Hay ocasiones que queremos expresar una idea, un comentario, una opinión sobre algún asunto de interés comunitario y nos vemos impedidos de hacerlo por la falta del espacio para tales expresiones.

La responsabilidad de esta publicación recae en un grupo de personas interesadas en el progreso de este gran municipio, que al hacer una revisión de las acciones que se podrían emprender, se llegó al consenso que ésta es la primer herramienta que se puede emplear, para con ella, motivar al pensamiento, reflexión y expresión de todos los que quieran contribuir al desarrollo de su pueblo.

Queremos hacer de este espacio un lugar en donde cualquier persona que tenga algo que decir lo diga, cuidando, únicamente el respeto hacia los demás y hacia su comunidad. Aquí se podrá hablar de lo que se quiera sin perder de vista que el objetivo es comunicar y enriquecer la experiencia de los demás con las propias. De tal forma que aquí tendrá espacio el agricultor que desee compartir sus técnicas de labranza, así como el ama de casa o el estudiante para compartir con los demás sus puntos de vista y opiniones sobre cualquier tema que sea de interés a su comunidad.

Damos inicio a este proyecto, en un momento en el que se renueva el gobierno del municipio y al ser este un órgano informativo independiente del quehacer gubernamental, sin duda habrán de aparecer en él comentarios a favor o en contra de la autoridad municipal, para que ésta las tome en cuenta y modifique si así lo considera, o las deje como están, para hacer efectivo aquello que se pronuncia en la toma de protesta: si no lo hiciere que el pueblo me lo demande. Es este uno de los principales objetivos del periódico: darle espacio de expresión al pueblo para hacer oír su voz y sus demandas.

Así queda hecha la invitación a participar en este medio a todos aquellos que tengan el valor de decir lo que se piensa, haciendo uso de la libertad de expresión con responsabilidad y sin detenerse por pequeñeces, como sería la de pensar en el qué dirán o el miedo a ser criticados.

¿Ladran los perros? Señal que vamos andando. El que quiera entender que entienda.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Ramiro Robles, Cuca Caloca y Javier Chávez

Ramiro Robles, Cuca Caloca y Javier Chávez
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres